USA: Abogado Michael Sussmann acusado de mentir al FBI

0
54
Conecta

El fiscal especial John Durham acusó al abogado de Washington Michael Sussmann, quien representó a la ex candidata presidencial Hillary Clinton y al Comité Nacional Demócrata, de mentirle al FBI durante la campaña de Clinton en 2016.

Sussmann trabaja para el poderoso bufete de abogados Perkins Coie, que durante mucho tiempo ha realizado trabajos legales para el Partido Demócrata y los principales demócratas, incluida la presentación de demandas relacionadas con las elecciones.

El abogado fue acusado por un solo delito grave de hacer una declaración falsa durante una reunión con el asesor general del FBI James Baker en septiembre de 2016. Los fiscales alegan que Sussmann mintió al negar que representaba a ningún cliente cuando le dijo a la agencia federal de aplicación de la ley sobre evidencia que supuestamente vinculó la Torre Trump, del entonces candidato Donald Trump, con un banco en Rusia.

El abogado de Perkins Coie, Michael Sussman, quien representó y trabajó en nombre del DNC (Comité Nacional Demócrata, por sus siglas en inglés), la campaña de Hillary Clinton y Fusion GPS, ha sido acusado de dar declaraciones falsas al asesor general del FBI, James Baker.

Esto se relaciona con la reunión de Baker / Sussmann el 16 de septiembre de 2016, en la que Sussmann transmitió la información falsa recopilada por él mismo, Fusion GPS y otros, incluido un poderoso ejecutivo tecnológico anónimo, de que hubo contactos indebidos entre la Organización de la campaña Trump y Alfa Banco.

“El fiscal especial Durham parece estar usando esta acusación para promover una teoría de conspiración que ha decidido no acusar”, dijeron los abogados de Sussmann en un comunicado. “Este caso representa lo contrario de todo lo que se supone que representa el Departamento de Justicia. El Sr. Sussmann luchará contra este enjuiciamiento infundado y políticamente inspirado “.

Por su parte, el presidente Trump y otros exfuncionarios de su administración, han descrito durante mucho tiempo la investigación del FBI sobre su campaña como una caza de brujas diseñada para herir políticamente sus posibilidades de reelección.

El caso representa el segundo procesamiento relacionado con la investigación de Durham, que comenzó en mayo de 2019; cuando el entonces fiscal general William Barr designó al fiscal de los Estados Unidos de Connecticut para examinar las acciones de otros investigadores y funcionarios de inteligencia en las primeras etapas de la investigación del FBI.

El alegato de la acusación:

“La declaración de Sussman al Asesor Jurídico del FBI de que no estaba actuando en nombre de ningún cliente fue deliberada e intencionalmente falsa. En verdad y de hecho, y como SUSSMAN bien sabía, SUSSMANN actuó en nombre y en coordinación con dos clientes específicos de [Perkins Coie], Tech Executive-1 y la Campaña Clinton, para reunir y transmitir estas acusaciones “.

Durham detalla por qué la mentira fue material:

32.- En los días siguientes a la reunión de SUSSMANN con el Fiscal General del FBI y, como resultado de esa reunión, el FBI abrió una investigación sobre las suposiciones del Russia Bank-1. La declaración falsa de SUSSMANN al FBI fue trascendental para esa investigación, porque, entre otras razones, fue relevante para el transmisor del FBI de estas acusaciones que SUSSMANN estaba entregando como un ciudadano común simplemente pasando información, o transmitiendo lo que élestaba haciendo en su defecto tanto como un abogado pagado por clientes con un agenda política o una agenda de negocios. SUSSMANN había divulgado en confianza que estaba representando a clientes específicos, que podría haber incitado al fiscal general del FBI a preguntar a SUSSMANN por la identidad de tales clientes, lo cual, a su vez, podría haber incitado a preguntas adicionales. Además, la ausencia de falso testimonio de SUSSMANN, el FBI podría haber tomado uno o más pasos adelante, antes de abrir y/o cerar una investigación. El FBI también habría posicionado sus recursos de modo diferente, o con mayor eficiencia, y haber descubierto mayor información acerca de la responsabilidad y procedencia de los datos importantes propuestos.

Sussman, un abogado de un gran bufete de abogados internacional, se reunió con el Asesor Jurídico del FBI, en la misma sede del organismo. Sussman había solicitado la reunión para proporcionar al Asesor ]Jurídico ciertos archivos de datos más “documentos técnicos” que supuestamente demostraron un encubierto canal de comunicaciones entre la Organización Trump más un banco con sede en Rusia. Sussmann, que anteriormente había representado al DNC en relación con un ciberataque, declaró falsamente al Asesor Jurídico que no estaba presentando estas acusaciones al FBI en nombre de ningún cliente “.

Finalmente, aquí está el cargo de declaración falsa:

45.- Los párrafos 1 a 44 están incorporados por una referencia.
46.- Alrededor del 19 e septiembre de 2016; en el Distrito de Columbia, Michael A. Sussmann el acusado, voluntariamente y con conocimiento hizo una mateialmente falsa, ficticia y fraudulenta delcaración o representación en un asunto ante la jurisdicción de la rama ejecutiva del gobierno de los Estados Unidos, esto es, más o menos, el 19 de septiembre de 2016; el acusado estableció al Fiscal General del FBI que él no estaba actuando en nombre de algún cliente en transmitir acusaciones particulares respecto a candidato presidencial, cuando en verdad, y de hecho, como el acusado bien sabía, que él estaba actuando en nombre de clientes específicos, renombrados, como Tech Executive-1 y la campaña Clinton.

(En violación del Título 18; del Código de los Estados Unidos; Sección 1001 (a)(2))

John Durham
Fiscal Especial
U.S. Departamento de Justicia

El temible efecto dominó

El arresto es trascendente, porque se comienza a confirmar la línea de mando que lleva hacia los cerebros y ejecutores jerárquicos de la denominada “Trama Rusa” que persiguió al Presidente Trump durante parte de su mandato. En la imagen, apreciamos un tweet de la entonces candidata a la presidencia de USA, acusando un nexo entre el candidato Trump y un banco ruso.

Esta historia, que fue investigada exhaustivamente por el fiscal especial Robert Muller, finalmente resultó infructuosa, dado que no probó colusión con los rusos ni menos obstrucción a la justicia, durante la etapa de investigación.

La puerta del dolor puede abrirse y hacer chillar a decenas de integrantes de la campaña demócrata de 2016; como así también, podría salpicar al ex presidente Obama y hasta al actual presidente, que sumaría otra acusación grave en su contra. Los fichas están lanzadas.

Print Friendly, PDF & Email

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here