En el pasado hemos visto que países como China, que trató de prohibir a Bitcoin, Rusia y algunos países latinoamericanos como Ecuador o Argentina han insinuado que podrían tomar medidas enérgicas contra las criptomonedas, o al menos regularlas en gran medida. Esto desencadenó un período de volatilidad muy alta durante el verano de 2017.

Recordemos que en 2017 una vez que la volatilidad en el criptomundo estuvieron normalizándose algunos países como Corea del Sur trataron de prohibir las ICOs, en Rusia, el viceministro de Finanzas dijo a los periodistas que Bitcoin podría estar prohibido y la SEC presentó cargos contra varias ICOs más.

¿Podría repetirse ese ciclo que se vivió en 2017? 

Veamos.

¿Es posible prohibir las criptomonedas?

Si y no. Desde un punto de vista técnico, es muy difícil para un gobierno prohibir una criptomoneda. Todo lo que Bitcoin necesita para sobrevivir son dos personas que desean realizar una transacción y un minero. Perseguirlos y procesarlos en todo el mundo sería muy difícil. La segunda opción en la que Bitcoin podría prohibirse físicamente es si un país cierra su Internet local, esto es un hecho que muchos repiten como loros sin saber que de lo que menos deberían preocuparse es de Bitcoin, si sucediera algo como esto.

Solo en 2016, ha habido más de 50 incidentes de censura en Internet. En 2006, el gobierno de los Estados Unidos aprobó el SOP 303. Este documento presenta un protocolo para el cierre y restauración de redes inalámbricas durante una crisis nacional. Por lo tanto, el gobierno podría bloquear el acceso de los ciudadanos estadounidenses a Internet.

Sin embargo, hay muchas más formas de detener hipotéticamente las criptomonedas que no implican el cierre de la infraestructura de comunicación nacional. Para que una criptomoneda sea útil, las personas deben poder intercambiarla por dinero o activos del mundo real. Hay varias formas en que un gobierno puede aprovechar esto en una ofensiva.

¿Qué tal si van tras la excusa del Anti Lavado de Dinero (AML)?

Los gobiernos podrían atacar a las entidades que unen a Bitcoin con el mundo físico con leyes contra el lavado de dinero. Es decir, intercambios de criptomonedas y comerciantes que aceptan pagos en criptomonedas. Es muy difícil prohibir Bitcoin como una forma de dinero en efectivo en Internet, pero los gobiernos podrían potencialmente cerrar cualquier elemento que lo vincule con el «mundo real». 

Poniendo un ejemplo directo, a un amigo en 2014, más o menos, le banearon su cuenta de Coinbase solo porque Coinbase se dio cuenta de que le donaba a Wikileaks, le enviaron un correo con la justificación de que su cuenta no estaba realizando acciones bien vistas y pues… si te lo preguntas, sí, se quedaron con todos sus BTC.

Desestabilizando el precio

Los gobiernos podrían intentar desestabilizar el precio de las criptomonedas de forma directa. Dada la capitalización de mercado total relativamente baja de todas las criptomonedas, en comparación a los activos tradicionales, esto definitivamente es factible. Un gobierno rico podría comprar una cantidad significativa de Bitcoin o Ether en el transcurso de algunos meses. Esta reserva podría luego usarse para estrellar regularmente el precio, destruyendo efectivamente la economía que se basa en las criptomonedas.

Cabe recordar que los exchanges trabajan para tu gobierno local, los exchanges europeos tienen que dar información de sus usuarios a la respectiva autoridad fiscal de cada país por ejemplo, o Coinbase que ha sido sorprendido varias veces vendiendo informaciones de las cuentas de sus clientes.

El Gran Reseteo

Este es uno de los temas más cruciales y de mayor impacto que podría ver una prohibición directa y total de las criptomonedas. El Slogan del Gran Reinicio es: «Serás feliz, no poseerás nada y no tendrás privacidad», basándonos en esta premisa lo que quieren es mantenerte bajo el yugo del gobierno con un Ingreso Básico Universal para que no pienses por ti mismo.

Este IBU sería con -monedas digitales- divisas elegidas por ellos, donde no darán cabida a las criptomonedas como Bitcoin, que traen libertad y autonomía a las personas. Por esto cada banco está apresurando su propia moneda de banco central o CBDC.

¿Qué pueden hacer los ciudadanos en caso de represión?

Como se analizó en los párrafos anteriores, en teoría, los gobiernos podrían prohibir efectivamente una criptomoneda como Bitcoin. También tomando en cuenta que en el futuro surgirán nuevas leyes que impulsarán esta persecución contra las criptomonedas, porque con las actuales leyes es casi imposible hacerlo. Sin embargo, existen numerosas formas en las que los ciudadanos podrían saltarse la ley en una represión. Un buen ejemplo de esto son los comerciantes chinos, que fueron noticia generalizada por desafiar totalmente las prohibiciones de ICO y de intercambios por allá en 2017.

Fuera de mares

Los inversores en criptomonedas podrían ir al extranjero y comprar o vender sus monedas allí. Muchos comerciantes chinos afectados por la prohibición optaron simplemente por trasladar sus operaciones a países como India o Rusia.

Compra de criptomonedas con efectivo

Si un país cierra todos los intercambios locales de criptomonedas, sus ciudadanos aún podrían continuar realizando operaciones OTC con efectivo. Una de estas plataformas que permiten tales interacciones entre p2p es LocalBitcoins.

Después de la prohibición de china de los intercambios, LocalBitcoins registró sus volúmenes semanales más altos durante los siete días hasta el 23 de septiembre de 2017. Esto demuestra que las operaciones OTC son una opción viable. Otro enfoque interesante es Dether. Dether tiene como objetivo romper las barreras para la adopción masiva de Ethereum mediante la construcción de una red Ether peer-to-peer donde los usuarios pueden comprar y vender esta moneda con efectivo.

¿Qué podría pasar si se prohibieran las criptomonedas?

Si varios gobiernos grandes afirman que prohibirán las criptomonedas, definitivamente debería esperarse una liquidación a corto plazo. Esto ya sucedió a principios de septiembre 2017; cuando China insinuó una posible represión contra las criptomonedas. En consecuencia, la capitalización total del mercado de criptomonedas se redujo aproximadamente en un 20%.

Si bien una corrección a corto plazo es bastante predecible en caso de «prohibición», las implicaciones a largo plazo son imposibles de estimar. Las consecuencias podrían ser catastróficas, haciendo que las criptomonedas se conviertan en algo del pasado, o extremadamente positivas al aumentar la tasa de adopción debido a la cobertura masiva de la prensa mundial.

El pasado ha demostrado que las grandes instituciones rara vez tienen éxito en prohibir las tecnologías revolucionarias; Los luditas del Reino Unido intentaron evitar la revolución industrial para conservar sus puestos de trabajo, el Congreso intentó prohibir las grabadoras de audio digitales para «salvar» la industria de la música y David Cameron insinuó que la tecnología de cifrado podría estar prohibida. Muchos consideran que las criptomonedas son el siguiente paso lógico para nuestro sistema financiero. Por lo tanto, es poco probable que sean una excepción a esta regla.

Print Friendly, PDF & Email