El programa popular Mi Primer Bitcoin ha cobrado fuerza en El Salvador. La primera generación de estudiantes de Bitcoin comenzó sus estudios en mayo. Fundado por John Dennehy, activista y periodista estadounidense, el programa cuenta también con el apoyo del gobierno salvadoreño.

Cointelegraph habló con Dennehy y Gilberto Motto, director de educación de El Salvador, para ahondar en las luchas y éxitos del país en la educación de Bitcoin (BTC) y para entender el ritmo al que se está extendiendo entre la tierra de los volcanes.

El bloque génesis

Cuando El Salvador adoptó el Bitcoin como moneda de curso legal el 8 de junio de 2021, muy pocos salvadoreños, además del presidente Nayib Bukele, podían explicar conceptos como frases de semillas, satoshis o minería. Había «Playa Bitcoin», el nombre que se le dio a la somnolienta localidad surfera de El Zonte, cuna de la adopción de Bitcoin en El Salvador.

Pero los 3.000 residentes locales tendrían mucho trabajo para enseñar a los 6 millones de habitantes restantes. De hecho, los salvadoreños necesitarían cientos de horas de formación, aprendizaje y «llenado de naranja» para poder ahorrar y realizar transacciones en Bitcoin.

En el momento en que Bukele incorporó hasta 6 millones de personas al protocolo Bitcoin. Fuente: Twitter

El gobierno salvadoreño tenía ante sí una tarea gigantesca Motto dijo que, según el artículo 6 de la Ley de Bitcoin, «el Estado proporcionará capacitación sobre el uso de esta criptomoneda». Sin embargo, ¿cómo sería esa capacitación? ¿Cómo podría el Estado introducir rápida y eficazmente las clases de Bitcoin cuando ellos mismos también tendrían que familiarizarse con el nuevo dinero?

Mientras tanto, los Bitcoiners, los comentaristas y los principales medios de comunicación observaban cómo se desarrollaba el experimento de El Salvador. Dennehy, que había pasado el tiempo viviendo y trabajando en América Latina, dijo que tras el anuncio de la ley, tuvo que llegar al país lo antes posible:

«Sabía que quería hacer algo para ayudar a que funcionara, que fuera un éxito aquí».

Dennehy estaba «predispuesto a la separación del dinero y el Estado» desde hacía tiempo, y al conocer la innovación de Satoshi Nakamoto, mientras vivía en Ecuador en 2013, se convirtió en un ferviente Bitcoiner. Bromea diciendo que, como la mayoría de las experiencias de los «OG» Bitcoiners, el primer intercambio en el que compró BTC fue hackeado, perdiendo alrededor de 2 BTC en ese momento – que ahora valen más de 40.000 dólares en el momento de escribir esto.

Casi 10 años después y tras la llegada del primer país que adoptó Bitcoin, tuvo que buscar la manera de arrimar el hombro. Voló a El Salvador en cuanto la oportunidad se lo permitió. Sin embargo, al igual que otros Bitcoiners que han peregrinado a El Salvador, le sorprendió lo poco que aceptan los comerciantes y vendedores de Bitcoin. «Había efectivamente cero [comerciantes] cuando la ley entró en vigor», dijo Dennehy a Cointelegraph en mayo.

Rikki, un podcaster de Bitcoin y activista de los derechos humanos que pasó 45 días viviendo en El Salvador viviendo de Bitcoin y nada más, contó historias similares sobre sus viajes en Bitcoin Land: «Nadie aquí sabe nada sobre Bitcoin. [El gobierno] no proporcionó ni un segundo de educación a la gente de El Salvador».

Motto explicó que desde entonces Bitcoin se ha incorporado a la educación financiera, así como a los programas de educación financiera en todo el país. Motto dijo que «El Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología está trabajando en conjunto con varias instituciones relacionadas con Bitcoin en el país»:

«Incluyendo a Bitcoin Beach Wallet, Mi Primer Bitcoin y otras, en el desarrollo de un módulo de capacitación en Educación Financiera que incorpore contenidos actualizados como criptomonedas y billeteras electrónicas».

Aun así, depender de un gobierno o de un tercero para hacer las cosas iría en contra del principio de Bitcoin, el de «No confíes, verifica». Una campaña de educación sobre Bitcoin de base que se extendiera como la red, que complementara y ampliara los planes de educación sobre Bitcoin del gobierno, sería muy adecuada.

Mi Primer Bitcoin, fundada por Dennehy en 2021, es una organización no gubernamental que ofrece educación gratuita sobre Bitcoin a los salvadoreños. Desde entonces ha recibido financiación de LookingGlass, así como de IBEX Mercado, un proveedor de servicios de Bitcoin y Lightning Network.

El proyecto se le ocurrió a Dennehy durante sus primeras conversaciones con salvadoreños al familiarizarse con su nuevo hogar. Preguntaba casualmente: «¿Aceptan Bitcoin?» y se dio cuenta de que mucha gente no sólo no aceptaba Bitcoin, sino que le pedían a Dennehy que les explicara la moneda descentralizada.

«Estaban interesados en aprender más. Vieron algo con diferentes grados de nivel de conocimiento, pero en general bajo, bajo pero interesado», dijo.

Algunos de los primeros profesores del programa acudieron a las reuniones preliminares que Dennehy organizó en Airbnbs y salas de reuniones. La primera clase tuvo lugar el 24 de septiembre de 2021 en un estudio de yoga «porque partíamos de cero», detalló Dennehy.

«No teníamos fondos, no teníamos espacios. […] Y de hecho, en nuestra primera clase, vino un solo alumno», dijo.

Sin miedo y con una convicción forjada a través de múltiples mercados bajistas de Bitcoin, Dennehy y su equipo siguieron adelante. En octubre, las clases habían aumentado a casi 80 alumnos y en noviembre superaban los 250. Además, el precio del Bitcoin empezaba a subir, un probable catalizador:

«La realidad es que el nivel de interés cambia dependiendo de lo que haga el precio».
No obstante, el interés se mantuvo durante la cotización de 2022. El número de clases alcanzó máximos históricos en abril de este año, con más de 800 estudiantes, mientras el precio se hundía a mínimos anuales. Las clases se reducen a la educación financiera, desde la historia del dinero hasta los problemas que éste resuelve, explicó Dennehy. La educación financiera y la educación sobre el Bitcoin van de la mano.

Motto se mostró de acuerdo con la valoración de Dennehy, afirmando que Bitcoin y la educación financiera deben trabajar en conjunto en El Salvador: «El ahorro, el pago de impuestos, la planificación de gastos, los presupuestos personales o familiares y otros conceptos siguen siendo válidos en este momento, y desafortunadamente no toda la población los conoce y sabe cómo hacer un buen uso de ellos.»

Es importante destacar que el programa del Diploma Bitcoin se dirige a los adolescentes -es decir, a los más deseosos de aprender sobre el dinero-, ya que saben que el dinero está intrínsecamente ligado a su independencia. Es un movimiento inteligente, afirma Dennehy, ya que son los más propensos a difundir el mensaje de Bitcoin por todo El Salvador:

«Si pudiéramos llegar a todos los jóvenes de 16 o 17 años del país, enseñaríamos efectivamente a todo el país en un año, porque ese grupo demográfico es realmente estratégico. Van a casa y hablarán con sus padres, sus tías, sus tíos, sus hermanos pequeños».

El examen para el Diploma de Bitcoin, realizado en la semana 10, se divide en cuatro partes. La primera parte consiste en crear un monedero y luego restaurarlo en otro dispositivo. La segunda tarea consiste en realizar una transacción en la cadena, encontrar la transacción en el explorador de la cadena de bloques y luego explicar por qué las transacciones pueden considerarse definitivas.

Un año después de su llegada, Dennehy «situaría la cifra en el 10% de la población que ahora es un usuario activo de Bitcoin». Asimismo, Cointelegraph informó de que hasta una quinta parte de los comerciantes de El Salvador aceptan ahora Bitcoin.

El progreso es evidentemente bueno, pero Dennehy subrayó que Bitcoin es una moneda global. El progreso realizado en El Salvador podría reflejarse en todo el mundo:

«De momento nos centramos en El Salvador porque tenemos recursos limitados y El Salvador es la señal. Es la primera línea. Pero nuestra ambición es global. Nuestra ambición es cambiar El Salvador, pero también cambiar el mundo».

Explicó que «una vez que creamos una plantilla exitosa aquí, entonces la idea es renombrarla como Bitcoin, El Salvador y luego abrir Bitcoin».

Print Friendly, PDF & Email