Las sanciones punitivas impuestas por la invasión de Ucrania por parte del presidente Vladimir Putin están dejando a Rusia económicamente aislada. El 24 de febrero, el día de la incursión, el presidente estadounidense Joe Biden anunció medidas que «superan todo lo que hemos hecho».

Otros países, como la UE, Japón, Canadá, Australia, el Reino Unido y Nueva Zelanda, han impuesto sanciones a bancos, empresas y oligarcas rusos, así como a funcionarios y otros aliados de Putin. Se bloqueará al banco central de Rusia para que no despliegue sus reservas internacionales y se cerrará de hecho el espacio aéreo occidental a los aviones rusos. También se impondrán duras restricciones a los bienes y servicios que las instituciones y empresas rusas pueden adquirir en Estados Unidos, mientras que varias grandes marcas, como Ikea, General Motors y Apple, han cerrado oficinas, han puesto en pausa sus ventas o han abandonado el mercado ruso.

Pero quizá la medida más dura sea la prohibición de que varios bancos rusos participen en el sistema de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT). SWIFT conecta a más de 11.000 instituciones financieras en más de 200 países y facilita la mayoría de las transferencias de dinero a nivel mundial. Es el lubricante del comercio y las finanzas internacionales. Sin él, mover el dinero es más lento y caro. «Esto hará que estos bancos queden desconectados del sistema financiero internacional y perjudicará su capacidad de operar a nivel mundial», dijo la Casa Blanca.

También podría tener una consecuencia no deseada. Algunos expertos afirman que es probable que las sanciones occidentales acerquen económicamente a Rusia y China, y que incluso pueden suponer una amenaza para el dominio del dólar estadounidense en el sistema financiero mundial.

«Para una economía como la rusa, que sigue dependiendo en gran medida de los ingresos por exportaciones y del comercio internacional en general, perder el acceso a las finanzas mundiales es claramente un golpe doloroso», afirma Eswar Prasad, profesor de economía y política comercial de la Universidad de Cornell y antiguo director de la División China del FMI.

Se ha debatido si Moscú recurrirá a las criptomonedas para eludir las sanciones. Pero por ahora, Prasad afirma que «las restricciones al acceso de Rusia desde el sistema financiero mundial dominado por Occidente la llevarán sin duda a un abrazo económico más profundo con China, tanto en términos de dependencia comercial como financiera.»

 Tras viajar por una nueva ruta desde China, un tren de contenedores con alimentos y suministros médicos procedentes de la provincia de Shandong llega a la Terminal Selyatino, en las afueras de Moscú, el 20 de febrero de 2022.

El dilema de China sobre Rusia y Ucrania

China y Rusia ya mantienen estrechos lazos económicos y diplomáticos. Rusia fue el segundo proveedor de petróleo crudo de China el año pasado. China es el mayor comprador de carbón de Rusia. Mientras tanto, Putin mostró una evidente sintonía con el presidente chino, Xi Jinping, cuando ambos líderes se reunieron recientemente al margen de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín. Las naciones se comprometieron a «profundizar en la cooperación estratégica», dijo Xi.

«Antes de la invasión rusa de Ucrania, Rusia miraba hacia el Este y realizaba más actividades comerciales con China», afirma Steve H. Hanke, profesor de economía aplicada de la Universidad Johns Hopkins. «Cortar a Rusia del sistema de pagos SWIFT no decidirá el resultado del actual conflicto que se está librando, pero acelerará y cimentará los lazos comerciales de Rusia con China».

La moneda china, el renminbi, y su propio Sistema Interbancario Transfronterizo (CIPS), podrían ser de interés inmediato para Rusia. Pero algunos comentaristas advierten que Pekín debe gestionar los lazos con Moscú sin dañar las relaciones con las naciones occidentales ni amenazar su propio acceso al sistema financiero mundial, sobre todo cuando Estados Unidos ya está vigilando de cerca. «China, si tratara de evadir las sanciones, o de dividir de algún modo las sanciones, sería vulnerable», dijo el jueves el consejero del Departamento de Estado Derek Chollet.

Por ahora, China ha tratado de mantener la cabeza fría. «Siempre mantenemos que la cuestión de Ucrania tiene un contexto histórico muy complejo y que deben respetarse las preocupaciones de seguridad de todas las partes», dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin, en una rueda de prensa celebrada el 25 de febrero, y pidió «diálogo y negociación» y «un mecanismo de seguridad europeo equilibrado, eficaz y sostenible».

Sin embargo, Barbara Woodward, ex embajadora británica en China, declaró a la CNN que Pekín ha expresado su creciente preocupación por la «gravedad del conflicto» y que tal vez no pueda resistirse a adoptar algún tipo de postura. Aunque Pekín ha admitido que el conflicto en Ucrania es una «guerra», el hecho de que no haya condenado más explícitamente la agresión de Moscú ha provocado una reacción, en medio de imágenes ampliamente televisadas de ciudades ucranianas bombardeadas, civiles heridos y refugiados que huyen para salvar sus vidas. Mientras tanto, las autoridades ucranianas han apelado a China para que utilice su estrecha relación con Rusia para convencer a Putin de que detenga su invasión.

«Seguiremos facilitando las conversaciones de paz a nuestra manera», fue la respuesta de Wang a la pregunta de un periodista sobre el tema. Pero cuanto más dure la guerra, mayores serán las dificultades diplomáticas para Pekín.

«Creo que Rusia podría querer utilizar más el sistema y la moneda chinos después de la prohibición», dice Dragon Tang, profesor de finanzas en la Escuela de Negocios de la Universidad de Hong Kong. «Sin embargo, China también tiene cuidado con la situación y no se aliará con Rusia sin más».

Hombres junto a un tablero que muestra los tipos de cambio del rublo ruso, fuera de una oficina de cambio de moneda en Moscú el 2 de marzo de 2022.

¿Cómo afectarán las sanciones a Rusia al dólar estadounidense?

La exclusión de Rusia por parte de Washington de gran parte de la economía mundial también puede ser contraproducente.

El dólar estadounidense es fundamental para el sistema internacional, ampliamente utilizado para el comercio y las transacciones financieras. También es la moneda de reserva dominante, ya que alrededor del 60% de los bancos centrales de todo el mundo mantienen sus reservas en el billete verde. Esto da a Washington una considerable influencia. Aunque los funcionarios del Tesoro, tanto en la administración de Obama como en la de Trump, advirtieron de ello, Estados Unidos utiliza cada vez más su moneda para presionar a otros países, lo que hace que muchas naciones se sientan incómodas.

«A largo plazo, Rusia, China y otros rivales de Estados Unidos estarán ciertamente motivados para tratar de reducir su dependencia del sistema financiero centrado en el dólar», dice Prasad. Según él, esto podría incluir «la creación de canales para los pagos utilizando sus monedas y evitando el dólar, y también mediante la creación de sistemas de mensajería de pagos mutuamente compatibles que puedan evitar el SWIFT.»

No será un proceso sencillo. El renminbi está sujeto a controles de divisas y existen restricciones a los flujos de entrada y salida de China. Además, CIPS es mucho más pequeño que SWIFT, con sólo unas 1.300 instituciones financieras que participan en el sistema chino, en su mayoría de forma indirecta.

No obstante, «la reciente interferencia política en SWIFT acelerará el desarrollo y el uso de CIPS», afirma Hanke.

«Al retirar a Rusia del sistema de pagos internacionales en dólares de SWIFT, el sistema se ha convertido en un arma y se ha contaminado», añade. «Esta politización y la falta de seguridad en SWIFT, además de las nuevas tecnologías como los libros de contabilidad distribuidos, supondrán una muerte más rápida para SWIFT de lo que sería en caso contrario. Esto dejará espacio a los rivales del sistema denominado en dólares».

Print Friendly, PDF & Email