La comisionada de la SEC, Hester Peirce (famosa por su simpatía hacia las cryptos, denominada como «Crypto Mom»), propuso un entorno de pruebas de valores digitales compartido entre Estados Unidos y el Reino Unido.

La propuesta ampliaría el entorno de pruebas de valores digitales (DSS) conjunto del Banco de Inglaterra y la FCA, que aceptará solicitudes del Reino Unido este verano (hemisferio norte en 2024), a empresas estadounidenses.

Los participantes podrían realizar actividades de zona de pruebas, bajo las mismas condiciones regulatorias en ambos paíse., Estados Unidos y el Reino Unido celebrarían un acuerdo para compartir información.

Las empresas participantes llevarían a cabo actividades bajo condiciones regulatorias elegidas por ellas mismas y utilizarían el sandbox para construir un caso de mercado para sus productos. También podrían abordar posibles fallas de diseño e implementación al mismo tiempo que atienden a clientes reales.

La importancia del sandbox

Sandbox o Sandboxing, se refiere a un “cajón de arena” o un entorno controlado. Con esta tecnología, las empresas mejoran la seguridad y a la vez generan técnicas de protección que luego acaban llegando a los programas y dispositivos de consumo general, protegiendo al resto de usuarios.

Así, en este caso, el sandbox determinaría si la tecnología de contabilidad distribuida (DLT) puede facilitar la emisión, negociación y liquidación de valores sin repercusiones.

A través del sandbox, las empresas podrían realizar “las mismas actividades sandbox bajo los mismos requisitos regulatorios tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos.

Las dos jurisdicciones también podrían brindar a ambos países acceso a un conjunto de datos más grande del que tendría acceso solo uno. Hester Peirce explicó que cree que USA y UK están alineados, debido a sus puntos de vista sobre los mercados de capitales.

Esto permite que empresas que podrían ser más pequeñas, pero que ofrecen tecnología disruptiva, compitan con empresas más grandes.

“Lo más importante es que los entornos sandbox pueden beneficiar al público, permitiendo que las empresas accedan a los mercados sin tener que cumplir inmediatamente con toda la gama de regulaciones. También, proporciona un punto de entrada manejable a mercados altamente regulados. Como consecuencia, los consumidores y los inversores tienen acceso a productos y servicios que de otro modo no estarían disponibles para ellos”, señaló Peirce.

Print Friendly, PDF & Email