Respecto a las cryptos, se trata de fijar objetivos, un asunto muy sensible, porque marcan los puntos clave del puente que diseñarán para llegar a cumplirlos. Esto se deriva hacia el trabajo que el FMI va a ejecutar.

[vc_custom_heading text=»Existe una necesidad urgente de colaboración y cooperación transfronterizas» font_container=»tag:h2|text_align:left|color:%23ffffff» use_theme_fonts=»yes»]

El mandato del FMI es salvaguardar la estabilidad del sistema monetario y financiero internacional, y los criptoactivos están cambiando profundamente el sistema.

El mandato del FMI ha publicado su preocupación sobre regular el mercado «crypto», considerando que su mision es salvaguardar la estabilidad del sistema monetario y financiero internacional, y los criptoactivos están cambiando profundamente el sistema.

Si bien la capitalización de mercado de casi USD 2.5 billones, indica un valor económico significativo de las innovaciones tecnológicas subyacentes, como la cadena de bloques, que también podría reflejar espuma en un entorno de valoraciones estiradas.

Y de hecho, las primeras reacciones a la variante Omicron provocaron una venta masiva de criptoactivos.

El mandato del FMI es salvaguardar la estabilidad del sistema monetario y financiero internacional, y los criptoactivos están cambiando profundamente el sistema.

Si bien la capitalización de mercado de casi USD 2.5 billones indica un valor económico significativo de las innovaciones tecnológicas subyacentes, como la cadena de bloques, también podría reflejar espuma en un entorno de valoraciones estiradas.

Y, de hecho, las primeras reacciones a la variante Omicron incluyeron una venta masiva de criptoactivos, por el miedo en el mercado.

[vc_custom_heading text=»Riesgos del sistema financiero derivados de los criptoactivos» use_theme_fonts=»yes»]

Determinar la valoración no es el único desafío en el ecosistema criptoeconómico: la identificación, el seguimiento y la gestión de los riesgos, desafían a los reguladores y las empresas. Estos incluyen, por ejemplo, los riesgos de integridad operativa y financiera de los intercambios y billeteras de criptoactivos, la protección de los inversores y las reservas inadecuadas y la divulgación inexacta de algunas monedas estables.

Además, en los mercados emergentes y las economías en desarrollo, el advenimiento de la criptoeconomía puede acelerar lo que hemos llamado «criptoización», cuando estos activos reemplazan la moneda nacional y eluden las restricciones cambiarias y las medidas de gestión de la cuenta de capitales.

Dichos riesgos subrayan por qué ahora necesitamos estándares internacionales integrales que aborden, de manera más completa, los riesgos para el sistema financiero de los activos criptográficos, su ecosistema asociado y sus transacciones relacionadas, al tiempo que permiten un entorno propicio para productos y aplicaciones de criptoactivos útiles.

La Junta de Estabilidad Financiera, en su función de coordinación, debería desarrollar un marco global que comprenda estándares para la regulación de los criptoactivos. El objetivo debe ser proporcionar un enfoque integral y coordinado para administrar los riesgos para la estabilidad financiera y la conducta del mercado que se pueda aplicar de manera consistente en todas las jurisdicciones, al tiempo que se minimiza el potencial de arbitraje regulatorio o se traslada la actividad a jurisdicciones con requisitos más fáciles.

El mandato intersectorial y transfronterizo de la crypto limita la efectividad de los enfoques nacionales. Los países están adoptando estrategias muy diferentes, pero las leyes y regulaciones existentes pueden no permitir enfoques nacionales que cubran de manera integral todos los elementos de estos activos. Es importante destacar que muchos proveedores de servicios de cifrado operan a través de las fronteras, lo que dificulta la tarea de supervisión y aplicación. Las medidas regulatorias descoordinadas pueden facilitar los flujos de capital potencialmente desestabilizadores.

Los organismos normativos responsables de diferentes productos y mercados han proporcionado distintos niveles de orientación. Por ejemplo, el Grupo de acción financiera ha emitido una guía para un enfoque basado en el riesgo para mitigar los riesgos de integridad financiera de los activos virtuales y sus proveedores de servicios. Las acciones de otros organismos que establecen estándares van desde principios generales para algunos tipos de criptoactivos hasta reglas para mitigar los riesgos de exposición de las entidades reguladas y establecer redes de intercambio de información. Si bien son útiles, estos esfuerzos no están lo suficientemente coordinados hacia un marco global para administrar los riesgos para la integridad financiera y del mercado, la estabilidad financiera y la protección del consumidor e inversionista.

[vc_custom_heading text=»Hacer que la regulación funcione a nivel mundial» use_theme_fonts=»yes»]

El marco regulatorio global debería proporcionar igualdad de condiciones en todo el espectro de actividades y riesgos. Creemos que esto debería tener, por ejemplo, los siguientes tres elementos:

  • Los proveedores de servicios de criptoactivos que brindan funciones críticas deben tener licencia o autorización. Estos incluirían almacenamiento, transferencia, liquidación y custodia de reservas y activos, entre otros, similares a las reglas existentes para los proveedores de servicios financieros. Los criterios de concesión de licencias y autorización deben estar claramente articulados, las autoridades responsables deben estar claramente designadas y los mecanismos de coordinación entre ellos deben estar bien definidos.
  • Los requisitos deben adaptarse a los principales casos de uso de criptoactivos y monedas estables. Por ejemplo, los servicios y productos para inversiones deben tener requisitos similares a los de los corredores y agentes de valores, supervisados ​​por el regulador de valores. Los servicios y productos para pagos deben tener requisitos similares a los de los depósitos bancarios, supervisados ​​por el banco central o la autoridad de supervisión de pagos. Independientemente de la autoridad inicial para aprobar servicios y productos criptográficos, todos los supervisores, desde los bancos centrales hasta los reguladores de valores y bancarios, deben coordinarse para abordar los diversos riesgos que surgen de los usos diferentes y cambiantes.
  • Las autoridades deben proporcionar requisitos claros a las instituciones financieras reguladas con respecto a su exposición y compromiso con las criptomonedas. Por ejemplo, los reguladores apropiados de banca, valores, seguros y pensiones deberían estipular los requisitos de capital y liquidez y los límites de exposición a diferentes tipos de estos activos, y exigir evaluaciones de riesgo y de idoneidad de los inversores. Si las entidades reguladas prestan servicios de custodia, los requisitos deben aclararse para abordar los riesgos que surgen de esas funciones.

Algunos mercados emergentes y economías en desarrollo enfrentan riesgos más inmediatos y agudos de sustitución de divisas a través de criptoactivos, la llamada criptoización. Las medidas de gestión del flujo de capital deberán ajustarse frente a la criptoización. Esto se debe a que la aplicación de herramientas regulatorias establecidas para administrar los flujos de capital puede ser más desafiante cuando el valor se transmite a través de nuevos instrumentos, nuevos canales y nuevos proveedores de servicios que no son entidades reguladas.

Existe una necesidad urgente de colaboración y cooperación transfronterizas para abordar los desafíos tecnológicos, legales, regulatorios y de supervisión. Establecer un enfoque regulatorio integral, coherente y coordinado para las criptomonedas es una tarea abrumadora. Pero si comenzamos ahora, podemos lograr el objetivo de la política de mantener la estabilidad financiera mientras nos beneficiamos de los beneficios que aportan las innovaciones tecnológicas subyacentes.

Los activos criptográficos están cambiando potencialmente el sistema monetario y financiero internacional de manera profunda. El FMI ha desarrollado una estrategia para seguir cumpliendo su mandato en la era digital.

El FMI ha indicado que trabajará en estrecha colaboración con la Junta de Estabilidad Financiera y otros miembros de la comunidad reguladora internacional para desarrollar un enfoque regulatorio eficaz para los criptoactivos.

[vc_custom_heading text=»Reflexiones» use_theme_fonts=»yes»]

El FMI, que ha cabalgado libre por el mundo, como la entidad financiera por excelencia, está previendo que existe una potencial «libre competencia» en los terrenos de los mercados monetarios internacionales.

Los activos crypto han ocupado muchas veces las primeras planas de los medios masivos, llegando al extremo de ser adoptado por, al menos, un Estado (El Salvador).

La necesidad obsesiva de controlar a toda costa cualquier propuesta de oferta monetaria diferente a los grupos económicos globales corporativos, estresa a los prestamistas y dueños de bancos, porque están comenzado a ser un dolor de cabeza para el ecosistema monetario  «tradicional».

Desde que BTC apareció, en 2009 (emisión), las monedas crypto ganan terreno, prinicpalmente entre personas que reconocen las magníficas ventajas que las criptomonedas ofrecen, tales como la medida de valor, unidad de cuenta, almacenamiento, descentralización, transferencia instantánea a bajo costo, integración con contratos inteligentes, seguridad, privacidad, entre muchas otras.

La solución para «combatir» esta amenaza no solo está en la regulación extrema (con el clásico argumento: «por el bien del ciudadano») sobre la operación criptoeconómica. Además, los dueños de los capitales, amigos del FMI, han captado que una forma más radical de mantener el control sobre los individuos, consiste en disponer de un sistema «centralizado» de operación monetaria, donde el banco central elimina el circulante y establece la moneda digital, administrado en los dispositivos móviles, que también es posible vigilar y manipular de forma remota.

La amenaza que tanto el FMI, como el resto de organismos supranacionales y corporaciones multinacionales, proyectan sobre los ciudadanos, no tiene comparación respecto al funcionamiento que se está levantando desde un «ecosistema» orgánico, desde jóvenes y experimentados desarrolladores de cadenas de bloques y aplicaciones, que dan amplitud y profundidad a la oferta de recursos dentro de la criptoeocnomía.

Las entidades públicas y privadas, administradas por capitales de oligarquías oscuras, no aceptan clase alguna de competencia, menos aún, cuando el potencial proyectado de la «criptoecononmía libre» es mucho mayor y beneficioso que toda la historia de la banca fundada por la nobleza negra veneciana.

Print Friendly, PDF & Email