El fundador de Aave, Stani Kulechov, ha sido suspendido temporalmente de Twitter esta semana, apenas unas horas después de bromear sobre su incorporación a la compañía de medios sociales como consejero delegado interino.

«BREAK: Me uno a Twitter como director general interino», tuiteó Kulechov el martes en un mensaje que pretendía ser una broma. Al día siguiente, la cuenta del fundador de Aave fue suspendida, según confirmó un portavoz a Cointelegraph. El portavoz también confirmó que era la primera suspensión de Kulechov en la plataforma de medios sociales y que no había recibido ninguna advertencia previa.

«Twitter, recientemente comprada por Elon Musk, ha optado por suspender mi cuenta», dijo Kulechov en un comunicado, añadiendo que la medida subraya los peligros de la propiedad centralizada de la creación de contenidos.

La prohibición se levantó el jueves por la tarde, y Kulechov tuiteó que estaba «de vuelta como CEO interino» de la compañía de medios sociales.

La suspensión de Kulechov parece inoportuna para Twitter después de que el multimillonario Elon Musk confirmara a principios de esta semana que tenía un acuerdo para adquirir la empresa por 44.000 millones de dólares. Con la privatización de Twitter, Musk pretende promover la libertad de expresión creando una «plaza digital» en la que todos puedan expresar sus opiniones.

No está del todo claro si tuitear sobre la posibilidad de convertirse en CEO de Twitter viola los términos de servicio de la plataforma o su nuevo mandato de libertad de expresión. El comentario parece ajustarse a la concepción que Musk tiene de la libertad de expresión, que significa simplemente un discurso que «se ajusta a la ley», según aclaró el martes.

La libertad de expresión y la capacidad de disentir de las narrativas culturales imperantes se han convertido en temas candentes desde el inicio del COVID-19. Algunos sostienen que la pandemia permitió a los gobiernos y a los medios de comunicación marginar a quienes tenían opiniones contrarias. El debate en torno a la disidencia y la expresión estuvo en primer plano en febrero, después de que el gobierno de Canadá congelara las cuentas bancarias y las criptocarteras de las personas implicadas en la financiación de las protestas locales.

Print Friendly, PDF & Email