En su columna mensual sobre criptotecnología, el empresario israelí en serie Ariel Shapira cubre las tecnologías emergentes dentro del espacio de las criptomonedas, las finanzas descentralizadas y el blockchain, así como su papel en la configuración de la economía del siglo XXI.

La Casa Blanca presentó recientemente una orden ejecutiva sobre la regulación de las criptomonedas. Al otro lado del mar, los legisladores europeos derrotaron una iniciativa legislativa que podría haber supuesto un gran problema para las redes de prueba de trabajo.

Estos acontecimientos deberían hacer sonar una campana a la que la mayoría de los criptoaficionados ya se han acostumbrado: La regulación sigue estando a la orden del día, y aunque la comunidad de la cadena de bloques es ahora mucho más receptiva al cumplimiento de la normativa que antes, esto no puede pasar sin al menos algunas plumas erizadas.

Una de las cosas que inevitablemente aparecerá en las listas de objetivos de los reguladores son los protocolos de conocimiento del cliente (KYC). En el ecosistema actual, estos protocolos están muy dispersos. Algunas plataformas, normalmente las más centralizadas, gestionan el KYC más o menos como lo haría una institución financiera tradicional, incluyendo al menos una comprobación de la identidad. Otras, sin embargo, funcionan más o menos sobre una base «plug-and-play», lo que significa que mientras tengas una cartera de criptomonedas, estás en el negocio.

Los intercambios descentralizados, o DEXs, son el mejor ejemplo de este último enfoque. Cuando se utiliza uno, como PancakeSwap en BNB Smart Chain o WingRiders en Cardano, se interactúa con los contratos inteligentes que alimentan sus fondos de liquidez.

En la mayoría de los casos, cualquiera puede apostar sus tokens en el pool para ganar una parte de sus tarifas de transacción acumuladas, y cualquiera puede aprovechar el pool para intercambiar sus tokens sin mucho en términos de KYC. Es una forma práctica, rápida y fiable de mover valor entre diferentes ecosistemas de tokens que también permite a los proveedores de liquidez obtener un beneficio por permitir que el servicio siga funcionando.

La demanda de cumplimiento aumentará

Al adentrarse en el espacio de la cadena de bloques, los reguladores pueden encontrar este enfoque demasiado permisivo. Es posible que exijan más KYC de tales protocolos, y tales demandas probablemente atraerán la respuesta habitual: ¿Cómo se puede esperar que un trozo de código en la cadena haga el KYC?

A nivel básico, esta es una pregunta difícil. «El código es la ley», dice un popular refrán sobre las criptomonedas, por lo que las capacidades de cualquier aplicación descentralizada están intrínsecamente limitadas por su código subyacente. Introducir el KYC en esas capacidades es un reto difícil, tanto desde el punto de vista técnico como ideológico. Desde la primera, significa tener que construir una plataforma digital de KYC completa que sea capaz de manejar la tarea por sí misma, sin participación humana.

Desde el punto de vista ideológico, significa alejarse de algunos de los valores y creencias fundamentales del mundo de las criptomonedas, que ama y aprecia su anonimato y privacidad.

Algunas empresas del espacio criptográfico, como Everest, ya están implementando el eKYC por medios tradicionales. La empresa también es capaz de confirmar de forma seudónima la singularidad y la humanidad de cada usuario, lo cual es importante en nuestros tiempos plagados de bots.

En el futuro, el seudonimato podría convertirse en el grito de guerra de KYC para blockchain. Un sistema en el que un tercero de confianza pueda verificar la identidad del cliente para su cumplimiento y emitir una confirmación criptográficamente segura del chequeo exitoso que no revelará los datos del cliente en sí mismo podría convertirse en un terreno común para los cripto puristas y los reguladores. Este token permitiría a las exchanges, tanto centralizadas como descentralizadas, verificar la identidad del usuario sin saber nada de él.

Y lo que es más importante, esta solución también eliminaría la necesidad de que las exchanges almacenen realmente los datos privados de sus usuarios. Una base de datos centralizada con los datos personales de los usuarios ni siquiera tiene que incluir su información bancaria o sus claves privadas para ser valiosa para los piratas informáticos, pero si una exchange quiere su propio KYC, tendría que crear esa base de datos. Esto crea un círculo vicioso que expone a los usuarios a una amenaza tangible, a la vez que da a las propias exchanges el dolor de cabeza adicional de tener que gestionar y mantener estos registros.

¿Cumplimiento de KYC descentralizado?

Otra forma interesante de manejar el enigma del KYC descentralizado es dejar que la IA lo intente. Esto requeriría probablemente una solución de varios niveles, en la que el primer modelo procesaría el escaneo de un documento y pasaría el resultado a uno o más modelos para completar el trabajo. Aunque es complicado, no es exactamente inimaginable, al menos mientras no nos imaginemos algo así desplegado como parte de un contrato inteligente. Una implementación fuera de la cadena, sin embargo, podría actuar como un proveedor de KYC de terceros de confianza que permitiera a los intercambios funcionar en cumplimiento de todas las reglas correctas.

En esencia, como muchos otros procesos, el KYC siempre sigue un protocolo. Incluye una entrada -los documentos, estados financieros y otra información que la contraparte puede necesitar- y una salida, una aprobación o un rechazo. Muchos procesos de este tipo son propensos a la digitalización, ya que siguen la misma lógica que la mayoría de los algoritmos informáticos.

Sin duda, será un reto construir un sistema lo suficientemente versátil como para adaptarse a las diferentes normas de KYC en diferentes jurisdicciones, pero es muy posible. Y no es difícil imaginar que el mundo de las finanzas tradicionales, en el que el KYC es un importante obstáculo, vea también el valor de un sistema de este tipo, lo que supondría un mercado potencial de miles de millones.

La mejora de los procedimientos de KYC también podría desencadenar un renacimiento de la interfaz de usuario, donde los DEX se vuelven mucho más fáciles de usar para los inversores promedio. Uno de los mayores problemas en toda la criptosfera, pero especialmente en las plataformas descentralizadas que se dirigen más a los aficionados a las criptomonedas que a los novatos, es la complejidad de uso.

Hasta el debut del botón de deshacer de Kirobo, por ejemplo, los usuarios de criptomonedas no tenían forma de confirmar siquiera que habían enviado sus criptomonedas a la dirección correcta. Con la adhesión a la normativa adecuada llega una afluencia de usuarios más convencionales, y éstos tienden a requerir mecanismos más fluidos para la compra y venta de cripto.

Los equipos de desarrolladores de DEXs más innovadores, que construyan sus proyectos teniendo en cuenta el cumplimiento de KYC mientras se mantienen fieles a los valores de la descentralización, seguramente saldrán ganando – así que es mejor que empiecen a innovar ahora para prepararse para el próximo cambio de mareas.

Print Friendly, PDF & Email