David Boggs, ingeniero eléctrico e informático que ayudó a crear Ethernet, la tecnología de redes informáticas que conecta los ordenadores con las impresoras, otros dispositivos e Internet en oficinas y hogares, falleció el 19 de febrero en Palo Alto (California). Tenía 71 años.

Su esposa, Marcia Bush, dijo que su muerte, en el Hospital de Stanford, se debió a un fallo cardíaco.

En la primavera de 1973, justo después de matricularse como estudiante de posgrado en la Universidad de Stanford, el Sr. Boggs comenzó unas prácticas en Xerox PARC, un laboratorio de investigación de Silicon Valley que estaba desarrollando un nuevo tipo de ordenador personal. Una tarde, en el sótano del laboratorio, se fijó en otro investigador que estaba manipulando un largo cable.

El investigador, otro recién contratado llamado Bob Metcalfe, estaba explorando formas de enviar información hacia y desde el nuevo ordenador del laboratorio, el Alto. El Sr. Metcalfe estaba intentando enviar pulsos eléctricos por el cable, y le costaba hacerlo funcionar. Así que el Sr. Boggs se ofreció a ayudar.

Durante los dos años siguientes, diseñaron la primera versión de Ethernet.

«Era el socio perfecto para mí. Yo era más bien un artista conceptual, y él era un ingeniero que construía el hardware en la trastienda», dijo el Sr. Metcalfe en una entrevista. 

Muchas de las tecnologías clave que se desarrollarían en las dos décadas siguientes como parte del proyecto Alto llegarían a definir el ordenador moderno, como el ratón, la interfaz gráfica de usuario, el procesador de textos y la impresora láser, así como Ethernet.

Ethernet no fue la primera tecnología de red. En particular, los investigadores de varias universidades y empresas ya estaban gestionando una red informática llamada Arpanet, que evolucionaría hasta la actual Internet. Pero Ethernet era algo diferente: una forma de conectar dispositivos en proximidad, no a larga distancia.

Otras universidades y empresas crearon tecnologías similares. Pero en los años ochenta y noventa, después de que Ethernet se convirtiera en un estándar industrial, se convirtió en el protocolo dominante para crear redes en las oficinas corporativas. Con el tiempo, también se utilizó en los hogares, aunque en menor medida. Las redes inalámbricas actuales toman prestadas piezas del protocolo Ethernet y a menudo se conectan al hardware Ethernet.

«Sea cual sea el medio en el que esté leyendo esto -si no lo está haciendo en papel-, probablemente esté utilizando Ethernet», dijo en una entrevista Marc Weber, conservador y director del Programa de Historia de Internet del Museo de Historia de la Informática de Mountain View (California).

David Reeves Boggs nació el 17 de junio de 1950 en Washington, D.C., y pasó parte de su infancia en Kentucky, Kansas y otros lugares del país. Su padre, James Boggs, era un oficial de finanzas del ejército estadounidense cuyo trabajo le obligaba a trasladarse con su familia a un nuevo puesto cada pocos años.

Tras el divorcio de sus padres, David Boggs creció en Washington con su madre, Jane (McCallum) Boggs, y su hermano mayor, Walter. Los tres vivían en la casa de su abuela, cerca de la American University, donde su madre empezó a trabajar como administradora, llegando a supervisar las admisiones de la facultad de derecho de la universidad.

Después de ahorrar para obtener la licencia de operador de radio, David empezó a construir radios de radioaficionado y a pasar las noches charlando con otros operadores de todo el país. Su hermano recordaba a los dos colgando antenas desde un dormitorio del segundo piso hasta el tejado del garaje.

«Por aquel entonces, esos cables parecían muy largos», dice Walter Boggs, que todavía vive en la casa. «Ahora parece una distancia muy corta».

David Boggs se licenció en ingeniería eléctrica en la Universidad de Princeton antes de empezar en Stanford, donde acabó obteniendo un máster y un doctorado, también en ingeniería eléctrica. Al principio de su carrera en Stanford, vio una presentación de Alan Kay, uno de los pensadores clave de PARC. Se presentó al Sr. Kay, lo que le llevó a realizar unas prácticas en el laboratorio y más tarde a un puesto de investigación a tiempo completo.

En el PARC, Metcalfe y Boggs elaboraron un proyecto de tecnología Ethernet, tomando prestadas las ideas de una red inalámbrica de la Universidad de Hawaii llamada ALOHAnet. Este trabajo encajaba con uno de los intereses más antiguos del Sr. Boggs: la radio.

dispositivos, incluidas las impresoras, Ethernet podía funcionar tanto con cables como sin ellos. En la década de 1980, se convirtió en el protocolo estándar para las redes de PC por cable. A finales de los 90, sirvió de base para el Wi-Fi, que se extendería por los hogares y las oficinas durante las dos décadas siguientes.

Sea cual sea su uso, el poder de Ethernet consistía en asumir que las cosas irían mal. Incluso si se perdían algunos paquetes -como inevitablemente ocurriría- la red podía seguir funcionando.

En 1979, el Sr. Metcalfe fundó una empresa, 3Com, que comercializó Ethernet, mientras que el Sr. Boggs optó por permanecer en PARC como investigador. Más tarde, se trasladó a otro laboratorio de investigación en DEC, uno de los gigantes de la informática de los años 70 y 80, antes de fundar su propia empresa de Ethernet, LAN Media, que posteriormente se vendió a una empresa más grande llamada SBE.

La esposa y el hermano del Sr. Boggs son sus únicos supervivientes cercanos.

Antes de convertirse en el protocolo de red dominante, Ethernet se enfrentó a otras tecnologías. A principios de la década de 1980, dijo el Sr. Metcalfe, cuando el Sr. Boggs subió al escenario en una conferencia de computación de California, en el Centro de Convenciones de San José, para discutir el futuro de las redes, un tecnólogo rival cuestionó la teoría matemática detrás de Ethernet, diciendo al Sr. Boggs que nunca funcionaría con un gran número de máquinas.

Su respuesta fue inequívoca. «Parece que Ethernet no funciona en teoría», dijo, «sólo en la práctica».

Print Friendly, PDF & Email