El presidente Bukele reaccionó a un proyecto de ley del Senado estadounidense sobre la Ley Bitcoin de El Salvador diciendo: «no se metan en nuestros asuntos internos».

El proyecto de ley, titulado «Ley de Responsabilidad por la Criptomoneda en El Salvador (ACES)», pide que el Departamento de Estado evalúe la adopción de Bitcoin por parte de El Salvador con el fin de «mitigar los riesgos potenciales» para el sistema financiero estadounidense.

Desde que adoptó el Bitcoin como moneda de curso legal, El Salvador se ha encontrado bajo constante escrutinio en la escena internacional.

A pesar de ello, y como lo demuestra la respuesta a este proyecto de ley, el presidente Bukele sigue sin inmutarse.

La adopción de Bitcoin tiene asustados a los senadores estadounidenses

El proyecto de ley fue presentado por los senadores Jim Risch, Bill Cassidy y Bob Menéndez por temor a su impacto en los Estados Unidos.

El senador Risch comentó que la adopción de Bitcoin por parte de El Salvador lo deja vulnerable al riesgo de «integridad financiera». Añadió que la política también debilita el efecto de las sanciones de EE.UU., por lo que permite a los «actores malignos», incluyendo China y el crimen organizado.

«Esta nueva política tiene el potencial de debilitar la política de sanciones de EE.UU., empoderando a actores malignos como China y las organizaciones criminales organizadas».

Del mismo modo, el senador Cassidy planteó su preocupación por el envalentonamiento de los cárteles de blanqueo de dinero. Pide que se actúe para mantener vivo el estatus de reserva mundial del dólar.

«Si Estados Unidos desea combatir el blanqueo de dinero y preservar el papel del dólar como moneda de reserva del mundo, debemos abordar esta cuestión de frente».

El trío bipartidista quiere un análisis del impacto de la Ley Bitcoin de El Salvador en lo que respecta a la ciberseguridad, la estabilidad económica y la gobernanza democrática en El Salvador. También quieren «un plan» para contrarrestar los riesgos potenciales de la Ley.

El Salvador es una nación soberana

Leyendo entre líneas, parece que los senadores están, 1) preocupados porque el Bitcoin ya está perturbando la hegemonía de los Estados Unidos, 2) se han decidido antes del análisis, como lo demuestra el hecho de pedir un plan para contrarrestarlo en esta primera etapa.

El presidente Bukele respondió en un tuit pidiendo a los senadores estadounidenses que «no se metan» en los asuntos internos de El Salvador. También dejó claro que su país no es un puesto de avanzada ni un estado satélite de Estados Unidos.

«OK boomers…
Ustedes tienen 0 jurisdicción sobre una nación soberana e independiente.
No somos su colonia, su patio trasero o su patio delantero.
No se metan en nuestros asuntos internos.
No intenten controlar algo que no pueden controlar».

Las relaciones diplomáticas entre El Salvador y Estados Unidos son tensas desde que la Casa Blanca denunció casos de corrupción en la administración de Bukele.

El incidente en cuestión está relacionado con la destitución de altos jueces que se opusieron a la orden de permanencia del presidente Bukele como respuesta a la crisis sanitaria.

El Salvador tiene acceso ilimitado para los viajeros, sin obligación de vacunas o pasaporte, ni requisitos de pruebas para entrar.

Teniendo esto en cuenta, es difícil argumentar que El Salvador no es una nación libre y democrática.

Print Friendly, PDF & Email