Introducción

En 1776, Adam Smith publicó «La riqueza de las naciones» y, en su mayor parte, el documento de casi 1.000 páginas confundió, dejó perplejos o perdió por completo a muchos lectores en lo que algunos consideraron una narración divagante y a menudo «fuera de tema». Algunos de los pensadores más brillantes ven correlaciones donde las masas no lo hacen.

Se considera que Smith es a la economía lo que Isaac Newton era a las matemáticas o la física (Diemer y Guillemin, 2011). Al final, la obra de Adam Smith de 1776 suscitó un debate entre cómo gobernar: exempli gratia, una mano invisible frente a una mano física. El debate continúa hoy en día en lo que respecta a la manipulación del mercado, la flexibilización cuantitativa, el rol de los activos digitales (bitcoin) y la definición de «riqueza real». Este artículo explora estos temas y va más allá de los ejemplos financieros o económicos prototípicos en un intento de proponer soluciones alternativas.

Soluciones más allá de la experiencia

La NASA ha celebrado invitaciones abiertas en las que presenta, abierta y públicamente, los retos a los que se enfrentan actualmente sus ingenieros, científicos y gestores de programas; problemas que aún no han resuelto (Dunbar, 2022). Cuando se producen vertidos masivos de petróleo, los químicos y los científicos se afanan en buscar soluciones para limitar los daños y resolver el problema (Leone, 2021). Los criptógrafos del FBI han publicado en espacios públicos códigos que no entienden ni pueden descifrar, pidiendo ayuda (ABC News, 2011). Como resultado de esta franqueza y humildad, la NASA, el FBI y los equipos de recuperación de derrames de petróleo han puesto en práctica soluciones de personas ajenas a la empresa, sin experiencia directa en estos campos. Uno sólo puede preguntarse qué tipo de formación o experiencia puede tener un «forastero» para ser capaz de descifrar un sistema de cifrado que desconcertó a los profesionales durante décadas o una cuestión técnica que superó a los ingenieros de la NASA.

En cada uno de los casos mencionados, el planteamiento de un problema desde una perspectiva estrecha, de mente única y a menudo de formación universal, dificulta la reflexión y las posibles soluciones más allá del alcance de un especialista. Por ejemplo, al considerar la NASA y un «problema de aseo» en un barco, ¿se debe consultar naturalmente a un fontanero o es más apropiado empezar por alguien que entienda de aspiradoras? Cuando se produjo el vertido de petróleo del Exxon Valdez en 1989, el hecho que la mayoría olvida es que el vertido se produjo en aguas frígidas del Ártico. Por ello, las técnicas de recuperación de petróleo no funcionaron, ya que el propio petróleo era demasiado espeso para los métodos y equipos de recuperación tradicionales (History, 2018).

Tras años de intentos fallidos, en 2007 el Instituto de Recuperación de Derrames de Petróleo expuso el problema de años en un foro abierto. ¿De quién o de dónde vino la solución sólo unos meses después? De los contratistas y del hormigón. John Davis, que tenía experiencia en el vertido de hormigón, conocía una maquinaria que hacía vibrar el material para mantenerlo en estado líquido (Leone, 2021).

La maquinaria vibratoria ampliaba el tiempo de trabajo de los contratistas al verter el material, además de permitir que el hormigón se llenara en las pequeñas grietas y hendiduras, que antes eran difíciles o imposibles de abordar. Del mismo modo, hoy en día, ¿qué utilizan los equipos de recuperación de derrames de petróleo como dispersantes cuando trabajan con fauna sensible? Ingredientes que se encuentran en la nata montada, la mantequilla de cacahuete y el chocolate (American Chemical Society, 2012). A veces, la solución a un problema no es lo que los profesores enseñan en un aula basándose en conocimientos previos. Los problemas más desafiantes existen fuera del ámbito académico, en el mundo real, y aún no han sido resueltos. El sitio web de InnoCentive cuenta con una variedad de retos sin resolver que los expertos buscan ayuda para descifrar. Mirando hacia atrás en la historia, recordamos que las mentes brillantes, aunque humildes, buscaban experiencia o conocimientos más allá de ellos mismos.

Pilotos económicos

Adam Smith es conocido por «La riqueza de las naciones» (1776), pero antes de ese escrito también escribió «La teoría de los sentimientos morales» (1759). En su obra anterior, abordó la ética, la filosofía y la psicología. Sir Issac Newton exploró y tuvo una profunda correlación con la economía (Hetherington, 1983). Copérnico, en el año 1500, reconoció la inflación y los retos asociados a una mayor producción de moneda devaluada (Taylor, 1955). Estas mentes brillantes, aunque se centraban en los retos actuales, permitían que sus pensamientos divagaran y se cuestionaran más allá de sus focos inmediatos en ocasiones; sus percepciones eran exclusivas de los campos estancados.

Quizá por eso Adam Smith produjo casi 1.000 páginas de contenido en «La riqueza de las naciones», algunas de las cuales confundían a los lectores; un desvío de casi 70 páginas es uno de esos ejemplos. Quizás también sea por eso que la experiencia temprana de Newton construyendo y reparando relojes y molinos de viento puede haber contribuido a dar forma a su singular equilibrio entre las matemáticas, la física y los inventos físicos, como sus avances en óptica.

La inversa también puede ser la razón por la que el estado actual de los economistas keynesianos de Estados Unidos sigue tirando de la misma palanca esperando un resultado pero desencadenando otro. La analogía de un piloto me fue explicada cuando era estudiante de posgrado hace años y haré lo posible por no estropear la elocuencia.

Imaginemos que los economistas keynesianos son pilotos, han sido entrenados en todos los aspectos de un avión. Entienden lo que representan el altímetro, la velocidad del aire, el giro y la inclinación, la velocidad vertical, el horizonte artificial y los indicadores de rumbo. Estos «pilotos económicos» entienden que la palanca de empuje empujada de esta manera aumenta la cantidad de combustible al motor y la inversa reduce el flujo de combustible – más rápido, más lento. Los economistas no están preparados para escenarios en los que empujan la palanca de empuje y el avión se transforma en un pato. El escenario está tan lejos de su realidad percibida que la mera proposición es absurda. Por eso, en mi opinión, los observadores de los «expertos» escuchan a menudo frases como: «No podíamos prever esto», «Esto no ha ocurrido nunca» o «Eso no podría ocurrir nunca».

Flexibilización cuantitativa, hormigón y derrames de petróleo

La selección del desastre del Exxon Valdez de 1989, que se extendió durante décadas, causando una tremenda cantidad de muerte y destrucción, no fue por accidente; la impresión ilimitada de dinero a nivel mundial (flexibilización cuantitativa o QE) es un derrame de petróleo económico masivo, omnipresente y en constante aumento. Irónicamente, los presidentes de la Reserva Federal, los secretarios del Tesoro y los economistas keynesianos suponen que, como resultado de la creación habitual de moneda, las revisiones trimestrales y los ajustes de los tipos de interés, están poniendo remedio a los retos económicos a los que se enfrentan los mercados actuales. La realidad de que estos expertos en economía están empeorando la situación no puede entrar en su conciencia. Además, las palancas de empuje económico implementadas ilustran la mano física del gobierno y una divergencia de la propuesta de Smith de que los mercados funcionan mejor cuando los gobiernos los dejan en paz.

No se trata de proponer un enfoque de laissez-faire para todas las interacciones económicas ni de asumir que una mano invisible no está justificada, a veces, para proteger los derechos intelectuales o físicos, sino más bien que las medidas económicas proactivas podrían estar haciendo más daño que bien. Los economistas keynesianos existen en un mundo en el que el hormigón está continuamente en estado líquido; nunca esperan que se endurezca.

El reto será cuando la QE alcance un punto de ruptura; es decir, cuando un derrame de crudo «normal» vaya más allá de lo concebible. Cuando un petrolero vierte crudo en un océano, la cantidad máxima de petróleo que podría derramarse es cualquiera que sea la capacidad de los tanques de los barcos. Este es un supuesto lógico y racional para el problema potencial.

¿Qué ocurre cuando el petrolero se rellena habitualmente y el flujo nunca termina? El vertido nunca se detiene. El crudo expulsado al medio ambiente se acumulará más rápido que cualquier maquinaria diseñada para capturarlo. ¿De qué palanca puede tirar entonces un economista? Una respuesta típica en el mundo del crudo sería: «Sería imposible que un petrolero derramara más crudo del que había en el barco». En la economía keynesiana, siempre se puede imprimir más. En Bitcoin, es lo contrario.

Los economistas son médicos, no comadronas

Durante los años comprendidos entre 1840 y 1847, Viena (Hungría) albergó el mayor hospital de maternidad del mundo. El hospital también mataba de forma desproporcionada a más niños recién nacidos y madres que en cualquier otro lugar del mundo. El reto al que se enfrentó el Dr. Ignaz Semmelweis en 1846 fue intentar resolver por qué la sala del hospital, que estaba dividida en dos clínicas distintas (médicos y matronas), tenía una disparidad tan grande en cuanto a muertes de pacientes. La clínica, que albergaba a los médicos, tenía una tasa de mortalidad materna de 98,4 por 1.000. La clínica de las matronas tenía una tasa de mortalidad de 36,2 por cada 1.000 (Loudon, 2013).

Al final, lo que se descubrió fue que los médicos tenían acceso a la morgue. Los médicos y sus aprendices realizaban autopsias, no se lavaban las manos y luego procedían a dar a luz a los bebés en la sala de maternidad; las matronas no tenían acceso a esta parte del hospital y, por tanto, la «fiebre del parto» (más conocida hoy en día como infecciones estreptocócicas) no se producía con tanta frecuencia en la sala de matronas. En un intento de identificar lo que estaba matando a los niños recién nacidos y a las mujeres en la morgue, los médicos estaban perpetuando la muerte con sus propias manos.

¿La razón por la que la solución tardó casi dos décadas en descubrirse? Porque los médicos eran el problema.

En economía, algunos economistas son el problema. El problema es que el campo, en su conjunto, pretende ser la solución. Los economistas keynesianos tienen respuestas de libro de texto para problemas teóricos de libro de texto. El crudo de la QE sigue derramándose, reponiéndose y derramándose una y otra vez; y a un avión económico le empiezan a salir plumas.

Soluciones y recomendaciones

Adam Smith, Newton, la NASA, los vertidos de petróleo, las maternidades y ahora el Bitcoin. Menudo avión que se ha convertido en un pato, ¿no? ¿Cómo pudo el software de código abierto resolver un problema que miles de años de guerras, teóricos, oro, moneda, economistas, científicos, presidentes, dictadores, partidos políticos y la imprenta no pudieron resolver? Porque la solución estaba fuera de los expertos. Al igual que la NASA, el FBI, el Instituto de Recuperación de Vertidos de Petróleo o un hospital en Viena durante el siglo XIX, algunos problemas económicos requieren soluciones no económicas.

Bitcoin, con una oferta futura disponible decreciente y finita de 21 millones, con cada unidad divisible en 100 millones de piezas, una recompensa de minería cada vez menor y una dificultad de minería cada vez mayor, es lo contrario de los actuales líderes del pensamiento keynesiano, lo que quizás sea algo bueno.

Adam Smith pasó una cantidad exorbitante de tiempo centrado en la división del trabajo, definiendo la verdadera riqueza, abordando la tecnología, hablando de los avances para aumentar la eficiencia e introduciendo conceptos como el producto interior bruto (PIB). El enfoque era que la riqueza se creaba cuando el intercambio (comercio) se producía de forma libre, abierta y regular.

En aquella época se consideraba que la riqueza estaba almacenada en oro y plata, pero Smith proponía que la verdadera riqueza estaba en el intercambio de bienes y servicios. Como tal, los gobiernos debían hacerse a un lado y no elegir a los ganadores y perdedores durante este proceso, sino proporcionar un campo de juego nivelado donde los mejores pudieran competir y prosperar.

Bitcoin ya ha superado a 10.000 protocolos que intentaban destronarlo, y ninguno ha prevalecido. El reto para los economistas será considerar qué puntos ciegos ha creado su formación tradicional y tener en cuenta que los retos a los que se enfrentan no son los mismos que los de sus predecesores. Formación que los historiadores reconocen cuando se alejan y una cuestión evidente que los economistas pueden estar malinterpretando. Desde una perspectiva, quizá la economía keynesiana sea sólo otro protocolo que el Bitcoin acabará destronando.

El complejo económico-industrial keynesiano es un sistema multifacético de sistemas. La cantidad de carreras que dependen de la supervivencia del ecosistema no es una cifra frívola. Los presidentes de la Reserva Federal, los dirigentes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y los testaferros mundiales dependen de un enfoque de mano dura para las finanzas globales; sus carreras y su sustento requieren la adopción y aceptación masiva. El sistema creado por Keynes fue uno por necesidad, una necesidad de proporcionar una carrera para las élites para pisar. Unas élites que no aportan ningún tipo de capital social. Los dentistas hacen desaparecer los dolores de muelas, los fontaneros detienen las fugas, los músicos crean canciones que nos hacen sentir de una manera determinada y los panaderos hacen un pan que podemos comer. ¿Qué bien tangible o intangible aportan los economistas keynesianos al mundo?

Los retos que los economistas keynesianos intentan resolver, las crisis que trabajan para minimizar y los discursos que pronuncian tras el colapso de las monedas, podrían haberse evitado si no hubieran interferido en el sistema en primer lugar. El mundo no los necesita a ellos ni a sus sistemas, pero hasta que las civilizaciones se den cuenta de ello, las masas están bajo su control. ¿Y si la solución al problema es un sistema sin control centralizado?

Un problema de Bitcoin es que el protocolo premia el trabajo real. Desde el modelo de proof-of-work al comienzo hasta la pizzería familiar que compra satoshis con el capital sobrante al final de cada mes. El protocolo existe al margen de cualquier necesidad de interferencia, es más, el ecosistema Bitcoin no tiene un director general, ni una silla, ni una postura política sobre esto o aquello, ni una inclinación política. De hecho, el protocolo ni siquiera es dinero, es sólo información a la que han optado por dar valor cantidades masivas de personas que buscan una alternativa a los sistemas actuales. Esto no es insignificante.

La autonomía del protocolo Bitcoin y un cambio sísmico en la percepción del «valor» debe ser aterrador para un grupo de pensadores que se creen más inteligentes que el 99% de la población, tanto, que se ha diseñado todo un sistema para controlar y regular sistemas y personas que no necesitan interferencia.

Estados Unidos tiene 245 años; la Reserva Federal tiene poco más de 100 años. Los Estados Unidos pueden existir sin la Reserva Federal, pero la Reserva Federal no puede existir sin los Estados Unidos. ¿Cuál es el parásito? Para los indecisos, piensen en el Bitcoin.

Puede que la aceptación nunca llegue para muchos economistas; su sustento depende de que los modelos keynesianos no sólo existan, sino que sean el centro del escenario. Además, su existencia financiera personal depende del rechazo a las nuevas ideas. La humilde realidad ocurrirá cuando las conversaciones moderadas o sentimentalistas ya no sean relevantes.

Continúen imprimiendo moneda sin cesar; sigan ignorando los signos de desigualdad; y sigan dejando de lado a los líderes de pensamiento de fuera de las finanzas, así como sus soluciones creativas. Los keynesianos no se dan cuenta de que son la marea negra; son los médicos del siglo XIX matando a recién nacidos y madres con sus propias manos; y son los pilotos con aviones a punto de convertirse en patos.

Print Friendly, PDF & Email